US Geo-political relation with China and Russia?

P1160804-300x241

Ron Aledo / Interview conducted by Jaime Ortega.

He is a retired U.S Army officer, former senior analyst for the CIA (ctr), former senior analyst for the DIA (ctr), operations and intelligence officer for the Joint Staff- The Pentagon, adviser to the Chief of Analysis of the Afghan National Police in Kabul and former International Business Developer for L-3 Communications.

1) In dealing with China or Russia, who would be a better candidate, Hillary Clinton or Donald Trump? And why?

Trump. His worldview is more similar to Putin’s one. Trump with his America First view will avoid confrontation with Russia just like Neocons and left-wing interventionist do now.  Neocons see Russia as evil and the enemy because of their 80’s Cold War mentality and don’t realize Russia is no longer Communist nor expansionist like the Soviet Union. Asserting historical or ethnic rights in his backyard is in no way global expansionism like the old Soviet Union but Neocons cannot see nor understand that.

Also left wing interventionist see Russia as evil because they can see Russia’s defense of traditional values, something a radical “centrist” or left wing interventionist cannot tolerate. As per China Trump policies will also be better as he will try to reverse some of the policies that gave China the trade advantage by sacrificing US manufacturing jobs and industry. Clinton moves by ideology, Trump by pragmatism and that is the difference.

2) In your opinion does the United States have a better relationship with China, than China’s relationship with Russia? Is the relationship between Russia and China one that threatens western countries and NATO?  Does China trust Russia despite Russia’s alliance with India (another Geo-strategic player) trying to influence their presence in south central Asia?

Russia and China compete for leadership, for terrain and influence among their borders, for customers for their weapons, etc. Still they are strategic partners in the global sense and they know that is more important than their local or internal conflicts. An over aggressive policy of the US and NATO have moved Russia and China closer than ever and to cooperate more than ever before. They know that if they remain united and supporting each other, the US and NATO will not be able to corner them.

If they separate, then they are easy targets. As per open sources, that is why Russia moved to China  to expand its energy industry once the sanctions came. That is why they look for each other interests at the UN security Council where both have veto power. This does not means that Russia and China are not engaging with other partners to expand their opportunities: Russia looks into India, Brazil, the Central Asia countries, etc., and China looks very aggressively into Africa. Still the over-aggressive (and somewhat naive) policies of the Western countries have placed Russia and China together as never before.

3) The United States seems to be on a collision course with China and Russia. China has an Active Frontline Personnel 2,335,000 and Active Reserve Personnel of 2,330,00 soldiers; Russia has an Active Frontline Personnel of 766,055 and an Active Reserve Personnel of 2,485,000 soldiers. Hypothetically, if United States declared war to Russia and China, could it realistically cope with personnel based on military numbers? Who would win?

Most likely no war will come. That would be suicide for all players. What can happen are proxy wars and a cold war environment. That is possible and very realistic. But there is extremely low probability of a real war between the US and Russia/China. That would be a catastrophic scenario because the US conventional power might move the others to use their nuclear options and that would very likely destroy the planet or very close to it. As per open sources, the superiority of the US military can push less powerful opponents to nuclear option and then US nuclear retaliations, which means the destruction of the world as we know.

4) United States military budget amounts to about 5x that of Russia and about 3x the amount of China. There is a considerable gap between military budgets. What parts or sectors of the military budget does China and Russia mostly invest on?

The US military is far more powerful than the Russian or China one. The US is defending its status as global superpower with military presence in all continents. Russia and China, as global powers are regional powers of the first order but still regional. Russia focuses in Europe (and recently in the Middle East) and China in east Asia and its China Sea.  As per open sources, their military are powerful as they are really design to fight in their regions and project at the regional level while the US must project its military power everywhere in the world.

Russia and China will place their priorities in modernization of their forces, technology and keep their nuclear arsenal operational. At the end their nuclear arsenals are their insurance of independence and ultimate survival as no one will dare declare war to them for fear to their nuclear weapons (for the same reason India does not destroys Pakistan conventional forces even when it can…for fear to a total destruction nuclear war)

5) How well trained are Russian and Chinese soldiers compared to American soldiers?

As per open sources the US has the advantage of real fighting and real missions which is the best training a military can have. Plus the US has the most powerful and modern weapons and most resources. The US is fresh from Afghanistan, Iraq, special forces advising missions in Syria, etc., exercises in South Korea, etc. Now Russia is increasing its training tempo in Europe to send a message to several European countries, mostly the pragmatic big countries there like Germany and France, and now also Russia has the benefit of real combat missions in Syria. China follows with patrolling and low intensity mission in the China sea.

6) Do you fear a war with China and Russia is imminent? Is the US government afraid of Russia and China’s military threat?

No, it is not imminent. Very low probabilities. At most we can see a proxy war, animosity and cold war but no real military conflict among those powers.  Despite the US extraordinary power, a pragmatic, non ideological US President must avoid at all cost a conflict that might escalate into a nuclear one.

7) Does China and Russia have destructive weapons with long range capability? Do they have any new generation weapons that could poses a problem?

Yes, it is open sources and public information that China and Russia have nuclear weapons and long range intercontinental missiles.

8) It was said in 1999, that China and Russia were lagging 20 years behind United States based on military technology and hardware. Where they really that far behind in military advancement? How far are they now compared to the US?

As per open sources,  they were behind on budget and capabilities. They keep themselves pretty good into the “technology” field as technology is a priority and their space programs always demand the latest one.

9) Vladimir Putin has recently created a Praetorian Guard to protect him. It is said the reason behind the creation of his new private military is because Putin fears Sergey Shoygu the minister of Russian defense could exert control of the government. Is this rumor true? And why should he be afraid of Shoygu?

The National Guard is not private but a military internal security force very similar to the Italian Carabinieri, French Gendarmerie, Spanish Guardia Civil, etc. It is a militarized internal force similar to the one that many countries have. Their main mission is defend the country from internal instability. From open sources,  Putin has nothing to fear fear from his Defense Minister. The timing of the creation of the National Guard suggest two purposes: make stronger the foundation of the state by actually increasing the capabilities that until now the FSB and some Interior Ministry departments had by adding a force who can actually control the terrain in a military way and fight hypothetical insurgents and terrorists in the open and secondly send a message to any country that might try to promote or pay for a coup or color revolution in Russia as telling them “don’t even think about it”. Looking as scenarios in Syria, Libya, Egypt, Tunisia in 2011 and Ukraine 2014 it is logical that Russia wants to completely seal the state against internal instability and prevent any foreign finance “revolution” in its soil.

10) A similar report states that all the sea and airspace violations conducted in several different waters around the world by Russian ships and aircraft were provoked by Shoygu, and not Putin. What is your view? And if so, why is he violating airspace and international waters around the world?

As per open sources, any aggressive border maneuver most likely sends a message to the pragmatic countries: keep your distance, don’t make things worst by following the Hawks and Russo phobic. That is a message that has 0% chance with the Russo phobic border countries but resonates well in the cooler heads of the German and French. Any policy has to be most likely approved by the Head of State.

11) China recently set their first military base in Djibouti, for $20 million dollars and will stay for 10 years. They will share the location with Japan and the United States. With China in the mix, what does it mean for Japan and United States? Will it have a volatile effect on the region?

As per open sources China is looking to expand its influence in Africa and that is pushing its presence in Djibouti and other countries. It is most likely looking for cheap resources. Japan and the US will have to compete for the favor of the African countries.

12) China controls the Gwadar port in Baluchistan, and now has Djibouti. Is their goal to control the Indian Ocean and the Red Sea? And if so with what porpoise?

As per open sources, China has a very strong relationship with Pakistan. China contingency plans for a war with India includes binding Pakistan to open a second front. That translates in a strong economical and political cooperation other than the military one. China wants to develop its border with Pakistan and expand its potential there to include a corridor to the sea. That is the main purpose of its activities in Pakistan. As per Africa, China looks for expansion like any other great power and is looking for cheap resources.

In the long run how will United States cope with Russian and China’s expansion throughout different regions around the world? Most likely no unless there are political changes in both the US to look for more pragmatic approaches.

13) The Pentagon suspects Russia and China have hacked the Pentagon on numeral occasions. What is the goal of China and Russia hacking the Pentagon? What are they trying to find? Have they been successful?

As per open sources the US Government has been under cyber attack several times. In military and international doctrine great powers do peace time cyber attacks on others to test capabilities, disturb operation and send political messages.

14) Former Pentagon Defense Secretary Robert Gate believes countries like Russia, China and Iran may have hacked Hillary Clinton’s unsecured email server. If indeed the story is true, should Hillary Clinton be indicted? Is there any resemblance between Clinton and Eric Snowden or Bradley Manning?

As per open sources the FBI said Clinton was negligent but was not criminal in her use of private server. Snowden and Manning committed criminal offenses while Clinton was only negligent and showed poor judgment.

15) Do you see global shift in powers anytime soon?

No, I see the future as in a multi-polar world as I predicted in Pravda back in 2003. China is now a great power, and Russia has come back from the ashes of the 90s to become a great power again. The world now is set as multi-polar as I explained back in 2003.

 

La creación del Estado del Daesh: Islamic State / Estado islámico una realidad

IMG_20160814_235624

EL Daesh hace ya más de un año que entendió  que debía hacer para mantenerse en el territorio, cómo jugar con las leyes internacionales, cómo jugar con Europa, y los derechos de occidente. Hace cosa de unos 4 meses empezó a crear administrativamente su estado, con la creación de departamentos, propios de un estado o país reconocido. Creo un plan educativo con su estructura,  un departamento de telecomunicaciones o de  “media”, Seguridad, impuestos, comercio, sanidad, industria, agricultura.. etc… todos estructurados como DIWAN – Registro o consejería  ya usada durante la creación del  imperio OTOMANO- y ahora ya un paso más con la creación del documento nacional de identidad propio, casi siendo la culminación de un país estructurado, dado que ya da reconocimiento de nacionalidad y pertenencia a sus ciudadanos, de esta forma pronto o casi ya de forma inequívoca deberemos plantearnos olvidar el nombre del “DAESH” y empezar a llamarlo como tal “ESTADO ISLÁMICO” formado por sus wilayas y definido en un territorio como tal, con sus diferentes ciudades o regiones establecidas, y con el “apoyo” de sus seguidores ahora ya ciudadanos, y ha conseguido lo que nadie esperaba, llegar a ver como una formación terrorista ha conseguido crear estructuras de país, y hace entender al mundo, cómo es la gran coalición de la OTAN, que Europa ha perdido la batalla contra el E.I.

IMG_20160815_150526.jpg

Estado Islámico dentro de sus regiones ya se ha establecido la conducta “normal y tranquila” de una región dentro de un estado, con su policía, sus leyes (la shari’a) para regir el orden ciudadano. Las escuelas operan con normalidad, con una educación de tipo islamista, donde ya esa primera socialización de esos niños se desprende, el sentimiento de pertenencia de un estado como tal, y no de una región controlada por un grupo terrorista.

IMG_20160721_222120

El estado islámico ha aprendido rápido y mucho de Hamas, pero de quienes más han aprendido es de sus ciudadanos y de sus soldados, muchos llegaron de toda Europa, y han sabido entender, lo necesario para establecerse como tal y ganarnos la batalla. Los Aliados encubiertos, hasta ahora de EI, podrán “tirar una lanza” a favor del reconocimiento del EI como estado, poniendo en Jaque al mundo, donde tendremos que cambiar los cazas, los drones, y la guerra, por la diplomacia tan esperada por los organismos internacionales, pero sin saber, que es lo que va a significar. Algunos pensarán  “diplomacia? Estos terroristas no entienden de diplomacia!”. Tal vez ellos no, pero saben que occidente SI, y cuando un estado de occidente entra en guerra con otro estado, hay unas reglas del juego para todos, y es que antes de atacar hay que conversar, y por tanto se establecerán tratos diplomáticos y posibles pactos de no agresión, como mínimo sobre las estructuras que sustentan sus ciudadanos. Y qué país Europeo o  de orientación occidental se atreverá a no negociar diplomáticamente? Qué país pasará por alto esa oportunidad y seguirá en pie de guerra bombardeando al Estado Islámico y sus ciudadanos, con las repercusiones que conllevará?

 

F.M Analista en terrorismo yihadista SECINDEF/OPRYS (Security, Intelligence and Defense) Israel-USA International Consulting / Observatorio de Prevención de la Radicalización Yihadista de SECINDEF.

 

 

 

 

 

El apoyo de Turquía hacia los grupos terroristas que operan en Siria e Iraq.

Imagen1

Desde el inicio de la crisis en Siria, Turquía apareció como un partidario de los grupos terroristas y les brindo ayuda. Incluso el presidente turco Erdogan, y su primer ministro Ahmet Davutoglu, hablan abiertamente de la ayuda armamentística, logística y de entrenamiento a los opositores sirios.  Cuando se formó el grupo terrorista Frente Al-Nusra (rama siria de Al-Qaeda), Erdogan apoyo a este grupo. El Gobierno de Ankara además ha expresado su apoyo a otros grupos terroristas como el denominado Frente Islámico (vinculado a Al-Qaeda), Estado Islámico y Yaish al-Fath.

Primero: Ankara no estaba dispuesta a llamar terroristas a estos grupos, pero bajo la presión de Washington puso a Al-Nusra en la lista negra.

Segundo: Turquía desempeña un papel importante en el apoyo a los grupos terroristas en Siria, especialmente el Estado Islámico. Es innegable su papel fundamental en el suministro de armas, el apoyo logístico, entrenamiento y apoyo financiero

Tercero: Turquía ha sido un mercado para comprar el petróleo de contrabando procedente de Siria. Además, ha sido durante los últimos años, un camino seguro, base de entrenamiento, refugio, así como una sala de gestión de operaciones para los grupos opositores a Bashar al Assad, que han operado desde Turquía.

Cuarto: Mehmet Ali Ediboglu, miembro del Partido Republicano del Pueblo y representante de Hatay en el Parlamento, afirmó que 22.000 miembros del grupo terrorista del Estado Islámico habían recibido entrenamiento militar en Turquía y posteriormente enviados a Siria e Irak.

Imagen4

Los objetivos de Turquía para apoyar a los grupos terroristas de Siria:

  1. Turquía apoya a los grupos terroristas como el Estado Islámico, Frente Al-Nusra, Frente Islámico y Yaish al Fath, para poder reprimir a los grupos kurdos afiliados a los Trabajadores del Kurdistán (PKK en kurdo) y el Partido de la Unión Democrática (PYD) entre otros.
  2. Turquía quiere poner de relieve las amenazas del terrorismo y radicalismo en Siria y utilizar este argumento para convencer a Occidente de intervenir en ese país.
  3. Ankara intenta aprovecharse de la capacidad de los grupos radicales y extremistas para luchar contra el Gobierno de Bashar al Assad y la capacidad de cambiar el equilibrio del poder en la Guerra Civil de Siria.
  4. Turquía está intentado derrocar al Gobierno sirio con la ayuda de los grupos terroristas para luego entrar en Oriente Medio a través de Siria y revivir el Neo-otomanismo.

Turquía al descubierto en su apoyo al Estado Islámico:

Rusia ha entregado a los miembros del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas un informe de inteligencia sobre las actividades de Turquía favor de los yihadistas que operan en Siria. Si la ONU aplicara estrictamente el Derecho Internacional, el consejo de Seguridad tendría que exigir las pruebas correspondientes sobre todo lo que aparece en el informe de inteligencia ruso y exigir además explicaciones de parte de Turquía. Y si se llegara a comprobarse esa culpabilidad, el Consejo tendría que imponer las sanciones que estipula el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas. Por su parte la OTAN y la Organización para la Cooperación Islámica tendrían que decretar la exclusión de este estado renegado, mientras que la UE debería poner fin a la posible adhesión de Turquía a Europa. Diversos informes de inteligencia que ha podido consultar SECINDEF mencionan además el caso de la “aldea tártara”, un grupo étnico tártaro inicialmente basado en Antalya y posteriormente desplazado por el MIT más hacia el norte, hasta Eskisehir. Este grupo incluye combatientes de Al-Qaeda y está implicado en la ayuda de combatientes islamistas en Siria.

Imagen3

Los tártaros constituyen la segunda minoría étnica rusa y son muy pocos los que comulgan con la ideología yihadista de la hermandad musulmana o del hizb-ut-Tahir. En diciembre de 2013, yihadistas tártaros panturquistas del movimiento Azatlyk (Libertad), abandonan el teatro de operaciones sirio y viajan a Ucrania para formar parte de un servicio de protección de los manifestantes de la plaza Maidan, en espera del Golpe de Estado. Turquía que no ha movido un dedo para socorrer a los Turcomanos iraquíes masacrados por el Emirato Islámico, en cambio utiliza a los turcomanos sirios en contra de la República Árabe Siria. Estos elementos están organizados por los Lobos Grises, partido político turco de carácter paramilitar. Este grupo fue quien organizo el intento de asesinato de su Santidad el Papa Juan Pablo II en 1981. Esta organización esta infiltrada entre los socialdemócratas belgas y los socialistas neerlandeses.

Los Lobos Grises, no son un partido por sí mismo, sino que constituyen la rama paramilitar del MHP (Milliyetci Hareket Partisi), Partido de Acción Nacionalista, que está bajo el control del Alparslan Celik, comandante de la Brigada Sultan Abdulhamid. Las brigadas turcomanas han organizado con el MIT, el saqueo de las fábricas de la ciudad siria de Alepo. Expertos turcos viajan a las regiones de Alepo bajo control de los grupos armados anti-Assad, desmontan las máquinas y las herramientas de las instalaciones industriales y las envían a Turquía, donde serán montadas nuevamente para su explotación

Imagen2

Las Fuerzas Armadas de Turquía han proporcionado apoyo directo a los terroristas en Siria, incluyendo el fuego de cobertura cuando cruzaban la frontera turca-siria. A su juicio, Erdogan quiere “revivir la herencia colonial del Imperio otomano” al manifestar su deseo de proteger a las personas de origen turco “a pesar del hecho de que sean ciudadanos de Estados soberanos.

Profesor David Odalric de Caixal i Mata: Director General de SECINDEF (Security, Intelligence and Defense) Israel International Consulting / Homeland Intelligence Security-Israel / Università degli Studi di Bari/ Analista colaborador en terrorismo del US Homeland Security Defense University / University and Agency Partnership Initiative US Center for Homeland and Defense/ US Naval Posgraduate School/ Profesor del Máster de Relaciones Internacionales de la Universidad de Nebrija. Membership research projects in support of Veterans of The Armed Forces of the United Kindom. Membership in support of the AUSA (Association of the United States Army)

TAZMAMART: CELDA NÚMERO 10

TAZMAMART: CELDA NÚMERO 10

Publicamos la traducción del prólogo de Ignace Dalle para el libro “Tazmamart: cellule 10 (Paris Mediterranée, 2000) obra de Ahmed Marzouki, uno de los pocos supervivientes de la infame prisión marroquí que da nombre al título del libro. Al igual que con la publicación de la traducción del capítulo introductorio de “La guerra sucia (La Découverte, 2001) con esta traducción pretendo divulgar una historia poco conocida en España, como es la tragedia sufrida por el autor, Ahmed Marzouki, y el resto de sus compañeros detenidos tras el fallido intento de regicidio contra el rey Hassan II, conocido como Operación Buraq (agosto de 1972).

Ahmed Marzouki, un participante involuntario en la operación contra el monarca, padeció lo indecible durante sus 18 años de reclusión en la prisión de Tazmamart, donde la mayoría de reclusos acusados por aquel intento de regicidio perecieron en el más absoluto anonimato y sus restos fueron enterrados en el patio de la prisión.

Tazmamart es el nombre de una cárcel clandestina que se utilizó durante el reinado de Hassan II para castigar y hacer desaparecer a presos políticos de especial relevancia para el monarca alauita. Estuvo en funcionamiento de 1973 a 1991, año en que Hasan II ordenó cerrarla y desmantelarla porque su existencia se había hecho pública. Aunque Tazmamart no fue el único centro secreto de detención y tortura en funcionamiento en Marruecos durante los llamados años de plomo (1970-1991), sí que ha pasado a la posteridad como el más sangriento de todos ellos.

Desde la entronización de Mohamed VI, Marruecos intenta lavar su imagen de estado represor. Para ello, la recuperación de la memoria histórica de los años de plomo desempeña un papel crucial. Es en ese contexto que debemos entender la publicación de numerosas memorias de los supervivientes de Tazmamart a partir del año 2000, apenas transcurridos pocos meses tras la ascensión al trono del nuevo monarca. No obstante, “Tazmamart: cellule 10″, de Ahmed Marzouki, pasará a la historia por ser el primero de esos relatos.

TAZMAMART: CELDA NÚMERO 10

PRÓLOGO DE IGNACE DALLET

Conocí a Ahmed Marzouki durante los primeros meses de 1993 en las oficinas de la Agencia France Press en Rabat. Ahmed, acompañado por dos de sus compañeros supervivientes de la prisión de Tazmamart, quería llamar la atención de la opinión pública acerca del incumplimiento, por parte de las autoridades marroquíes, de las promesas que les fueron hechas en el momento de su liberación, en septiembre de 1991. En contra de lo prometido seguían sin trabajo, sin vivienda y sin asistencia médica. Con la excepción de unas pocas personas, sus compatriotas evitaban tener tratos con ellos. De esta manera, él y sus compañeros se habían convertido en un pesado lastre para unas familias que, en la mayoría de los casos, ya eran muy modestas.

Ahmed y sus dos compañeros, Mohamed Raïs y Abdallah Aagaou, demostraban tener un gran valor al presentarse solos en las oficinas de las agencias de prensa extranjeras. Los restantes veinticinco supervivientes, convencidos de que la policía los devolvería a Tazmamart o les haría pagar caro su “atrevimiento”, habían depositado sus frágiles esperanzas en la audaz actuación del trío.

Durante los meses que siguieron a nuestro primer encuentro, volví a coincidir repetidas veces con Ahmed en la sede de la AMDH (Asociación Marroquí de los Derechos Humanos) en el populoso barrio del Océano en Rabat. Aquel era uno de los pocos lugares en Marruecos, junto con la OMDH (Organización Marroquí de los Derechos Humanos) donde él y sus amigos eran acogidos calurosamente por sus paisanos marroquíes. Y no era de extrañar, ya que tanto Abdelilah ben Abdesslam, numerario en la AMDH, como Driss Benzekri, su homólogo en la OMDH, así como la gran mayoría de sus compañeros, habían pagado un alto precio por su pasión por la libertad y la justicia, lo cual hacía difícil que se dejaran amedrentar. La común experiencia de la reclusión y la tortura permitió que se crearan lazos de amistad entre ellos.

Lo que más me causaba admiración en Ahmed Marzouki, era su firme propósito de hacer valer sus derechos de manera tan relajada en apariencia, como decidida en el fondo. Aprovechando que su francés era excelente, yo le hacía muchísimas preguntas sobre los dieciocho años que estuvo recluido en Tazmamart. Ahmed, condenado al silencio como la mayoría de los marroquíes, se desahogaba en cuanto tenía la ocasión. Había en él una necesidad inmensa por desprenderse de unos recuerdos que le resultaban demasiado duros. Su deseo era que el mundo entero, pero sobre todo el pueblo de Marruecos, supiese en qué horribles condiciones habían muerto 32 de sus camaradas y cómo el resto había logrado sobrevivir milagrosamente. Poco a poco se fue estableciendo un clima de confianza entre nosotros. Él me dejaba leer unos cuantos textos que había escrito sobre Tazmamart y yo lo animaba a continuar con ese trabajo de recuerdo de lo sucedido, para los marroquíes, por supuesto, pero también para él mismo.

Tomamos la costumbre de reunirnos una vez por semana, por lo general los jueves por la noche. Ahmed preparaba un texto de algunas hojas o hablaba mientras yo grababa sus palabras. A veces le hacía precisar algunos puntos de su discurso. Absorto, yo escuchaba una historia en la que se entremezclaban lo monstruoso y lo inimaginable. Para él, hablar era una liberación.

Durante todo ese tiempo me dio la impresión de estar tomando parte en una terapia. Mientras la medicina clásica le trataba un cáncer por medio de antibióticos y antiinflamatorios, hablar le ayudaba a recobrar un mínimo de confianza en las personas. La amistad de unos pocos europeos, y el calor y la generosidad de otros pocos marroquíes, le ayudaron a reencontrar la estabilidad y la esperanza. Por fin, con el apoyo de organizaciones humanitarias y de la prensa, Ahmed y los demás supervivientes de Tazmamart lograron obtener del gobierno una indemnización mensual provisoria que les permite, todavía hoy, vivir de un modo más o menos decente.

Debo decir que desde que lo conozco, Ahmed nunca me ha dado la impresión de querer ajustar cuentas con nadie o buscar venganza alguna. Claro está, él desea con todo su corazón que se juzgue a todos aquellos que, habiendo despreciado los derechos más fundamentales del ser humano, causaron la muerte a sus compañeros de prisión. Sin embargo, lo más importante para Ahmed es informar al pueblo de Marruecos sobre cómo fue la vida diaria en Tazmamart, para que jamás vuelvan a repetirse tales atrocidades.

Por aquel entonces habíamos olvidado que la maldad, la cobardía y la estupidez humanas no han desaparecido con el cierre de Tazmamart. Yo sabía del cierto que policías vestidos de paisano lo vigilaban, aunque estaba lejos de poder imaginar los problemas que le iba a ocasionar el deseo de liberarse de ese terrible periodo de su vida. No guardé un silencio absoluto sobre nuestro trabajo en común, y algunas personas, supuestamente de confianza, estaban al corriente de ello. Varias personas, empero, me habían puesto al tanto acerca del aparato represivo marroquí, poniendo énfasis en su carácter irracional. Aun así, la causa emprendida por Ahmed me parecía tan lógica y necesaria que me negué a hacer de ello un secreto absoluto. Por otra parte, esconder qué y bajo qué pretexto. Me parecía increíble que se pudiera prohibir a un hombre dar cuenta de su dolor. Máxime cuando su testimonio no era en ningún caso un ajuste de cuentas y no atacaba directamente a las sacrosantas instituciones del país. Craso error, el mío.

Durante el verano de 1995, unos días después de la visita del presidente francés Jacques Chirac, Ahmed fue secuestrado y conducido al sótano de una mansión en Souissi (barrio residencial de Rabat) como en los tiempos de Mohamed Oufkir y Ahmed Dlimi.[1] Obviamente, los hábitos habían cambiado con el paso del tiempo y, en esa ocasión, Ahmed no fue torturado físicamente, sino sólo sicológicamente. Durante 36 horas fue interrogado casi exclusivamente sobre el proyecto de redacción del libro y sobre nuestra relación. A los ojos de sus secuestradores, yo no era más que un patético periodista occidental interesado en obtener beneficio a costa del reino alauita.

Ahmed no tuvo otra elección que negar la existencia de un libro que, por otra parte, no existía más que en forma embrionaria. Fue amenazado de lo peor si persistía en continuar por ese camino. Después lo dejaron en libertad, totalmente traumatizado. El acoso seguía sin cesar, mediante amenazas de muerte por teléfono, intimidaciones en plena calle, vigilancia constante, etc.

Mi amigo estaba terriblemente angustiado y eso me resultaba insoportable. Entonces me puse en contacto con un viejo amigo, Jean-Paul Kauffman, quien ya había conocido a Ahmed en Marruecos. Sus respectivas experiencias de encarcelamiento los llevaron a simpatizar mutuamente. La reacción de Kauffman no se hizo esperar, y tras ponerse en contacto con Jacques Chirac, el presidente francés le envió la siguiente respuesta:

“ […] La situación del señor Ahmed Marzouki es seguida con atención por el ministerio de Asuntos Exteriores y por nuestra embajada en Rabat. Ya ha sido expedido un pasaporte para el interesado a nombre de M. Marzouki.

Los obstáculos para su visita a Francia han sido comentados recientemente con el señor Mohamed Mikou, presidente de la Corte Suprema de Marruecos y del Consejo Consultivo de los Derechos del Hombre, organismo oficial de defensa de los derechos humanos en Marruecos, con ocasión de su reciente desplazamiento a París.

Lo mantendré al tanto del resultado de los trabajos efectuados en colaboración con las autoridades marroquíes […].”

Prácticamente al instante, Ahmed dejó de ser molestado. Algo más tarde, tuve la ocasión de expresar mi disgusto por la actitud de la policía con Ahmed Marzouki frente al por entonces ministro de los Derechos del Hombre, Mohamed Ziane. En el transcurso de una conversación sincera —debe hacérsele justicia en este punto, aunque por lo demás haya demostrado una total falta de delicadeza— me confesó que, por desgracia, los servicios de seguridad adscritos al ministerio del Interior eran incapaces de comprender lo estúpida que era su forma de actuar y cómo ésta perjudicaba a Marruecos.

Después de terminar el libro con total tranquilidad, decidimos esperar a que la situación fuera más propicia para su publicación. Las cosas tomaron un nuevo rumbo en Marruecos tras la ascensión al trono de Mohamed VI y la destitución de Driss Basri,[2] superior de Abdelaziz Allabouche, ex responsable de la Dirección de Seguridad Territorial (DST) y de los agentes de la misma, quienes no cesaron de atormentar la vida de Ahmed desde el día en que salió de Tazmamart. La publicación por capítulos del libro de Mohamed Raïs en el periódico al Ittihad al-Ichtiraki, perteneciente a la USPF,[3] redactado en la misma época que el de Ahmed, evidenció los cambios positivos producidos en el reino alauita.

Desde entonces, Tazmamart se ha puesto de moda. Un gran escritor marroquí despertó de su letargo y obtuvo la trama de su última obra después de haber “exprimido” a uno de los supervivientes. Desde el año 2000, por lo menos seis periodistas marroquíes se han puesto en contacto con Ahmed para escribir un libro. Tantas prisas le resultaban graciosas: “¿Dónde estabais cuando salimos de prisión?”, se limitó a responderles.

Cada uno tiene su visión particular de esta trágica historia. Los primeros testimonios de Ahmed Marzouki y Mohamed Raïs fueron escritos en francés porque debido a la situación de sus autores en el momento de ser redactados, estos sólo podían publicarse fuera de Marruecos.

Como se verá a lo largo del libro, Ahmed posee un gran sentido de la solidaridad y de la colectividad, y por eso no ha querido olvidar a aquellas personas que, a su manera, han contribuido a dar a conocer la horrible verdad a la opinión pública internacional, como son sus amigos de la AMDH y la OMDH, los periodistas de RFI Cristine Daure-Serfaty y Gilles Perrault y la admirable señora Touil, de origen estadounidense.

Ahmed también ha sabido explicar cómo ha sido su existencia tras su liberación. Semanas después de haberse reencontrado con su familia, Ahmed comentaba lo siguiente: “La intuición y la experiencia me conducían a pensar que todavía iba a sufrir. Una voz interior me susurraba insistentemente que el majzén[4] nunca nos perdonaría haber salido con vida de Tazmamart.” Por desgracia, los hechos le dieron la razón durante mucho tiempo. La etapa posterior a Tazmamart ocupa una parte nada despreciable del libro. Y con toda razón: los sufrimientos, a distintos niveles, padecidos por Ahmed y sus compañeros, ponen en evidencia las corrientes de un sistema de poder que todos desearíamos que hubiera desaparecido por completo con la destitución de Driss Basri.

Nueve años después de su salida de Tazmamart, y de igual manera que la mayoría de sus camaradas, Ahmed aún se encuentra sin trabajo fijo, sin poder salir de Marruecos (si bien es posible que haya un cambio en este sentido) y continúa siendo visto como un sospechoso por la mayoría de sus paisanos. Una situación muy incómoda y angustiosa.

Sin embargo, un primer paso hacia el cambio se produjo en octubre del año 2000. El gobierno aprobó el pago de indemnizaciones y autorizó la celebración de una ceremonia frente a la puerta de la prisión de Tazmamart, lugar que hoy mantiene sus 58 celdas vacías y donde, enterrados en el patio, yacen los restos de quienes allí murieron. Tanto el soberano del reino y su entorno, como el actual gobierno de Marruecos, no desean que todo se termine con ese gesto. Ojalá consigan franquear los últimos obstáculos con el fin de que, definitivamente, se pueda pasar una de las páginas más oscuras de la historia del reino de Marruecos.

[1] Respectivamente, ministro del Interior marroquí y director de la Seguridad Nacional durante los años sesenta. Fueron acusados del secuestro y desaparición, el 29 de octubre de 1965, en París, de Mehdi ben Berka, principal líder de la oposición marroquí en el exilio.

[2] Ministro del Interior de 1979 a 1999.

[3] Unión Socialista de las Fuerzas Populares (la oposición marroquí).

[4] La oligarquía formada por militares y empresarios, conocida en Marruecos como el “poder tras el trono”.

Juan José Alarcón is Analyst in International Geostrategy for SECINDEF (Security, Intelligence & Defense) Israel-USA International Consulting and OPRYS (Observatory for Prevention of Jihadist Radicalization of SECINDEF); He also teaches Conference Interpreting from Chinese into Spanish at Beijing Foreign Studies University (BFSU) Graduate School of Translation & Interpretation (GSTI); Independent Researcher; Currently living in Beijing.

LA GUERRA SUCIA EN ARGELIA

LA GUERRA SUCIA EN ARGELIA

Publicamos aquí la traducción del capítulo introductorio del libro “La guerra sucia”, escrito por Habib Souaïdia en francés bajo el título “La sale guerre” (La Découverte, 2001). Se trata de una traducción que realicé cuando cursaba la carrera de Traducción e Interpretación. Por tanto, cualquier parecido con la traducción al español publicada por Ediciones B. en 2002 es pura coincidencia o, indirectamente, prueba de que fui un buen estudiante de la materia.

El yihadismo es la mayor lacra a la que se enfrenta la sociedad contemporánea. No obstante, el problema es mucho más profundo y contiene ramificaciones insospechadas por el público en general. Por ese motivo, me he decidido a publicar esta traducción en el blog de SECINDEF, para que los lectores puedan tener más elementos de juicio a su disposición a la hora de analizar el estado de guerra en el que vivimos. Como bien refleja el título, estamos experimentando una guerra, sí, pero sucia. Y la de ahora, contra el Estado Islámico, lo es tanto o más que la experimentada por el autor del libro durante la guerra civil argelina.

La moraleja de la experiencia personal vivida por Habib Souaïdia en particular y por el pueblo argelino en general es que no debemos traicionar los principios del Estado de derecho en nuestra lucha contra el azote islamista. No solo nuestros principios democráticos, sino nuestros principios cristianos. La guerra sucia emprendida por los generales argelinos contra la insurgencia islamista durante los 90, desangró al país y sembró las semillas de la discordia entre argelinos, creando un caldo de cultivo que puede ser aprovechado por los yihadistas actuales para atacar de nuevo a Argelia. En pocas palabras, contra la barbarie, razón y Estado de derecho, no más barbarie.

LA GUERRA SUCIA

INTRODUCCIÓN

Me llamo Habib Souaïdia, tengo 31 años y soy ex oficial de las fuerzas especiales del ejército argelino. Nací en 1969 en la wilaya (departamento) de Tebessa, cerca de la frontera con Túnez, a unos 650 kilómetros de Argel. En 1989, cuando me alisté voluntario en el Ejército Nacional Popular (ENP) estaba aún lejos de imaginar que iba a ser testigo directo de la tragedia que azotó a mi país.

Quienes se interesan por la situación política en Argelia conocen, aunque no siempre lo reconozcan, la magnitud de los crímenes que tanto los terroristas islamistas como las fuerzas de seguridad del Estado han cometido contra el pueblo argelino. Si bien es cierto que los crímenes de los primeros han sido ampliamente mediatizados y, con toda justicia, unánimemente condenados, los cometidos por los segundos (ejército, policía, gendarmería, milicias) han sido minimizados con frecuencia. La comunidad internacional, a excepción de algunos intelectuales, responsables de organizaciones no gubernamentales y algunos periodistas, se ha mostrado silenciosa ante esas atrocidades.

He visto a colegas míos quemar vivo a un muchacho de 15 años; a militares que masacraban a civiles y luego hacían pasar esos crímenes por los del enemigo; a coroneles que mataban a sangre fría a simples sospechosos y a oficiales que torturaban hasta la muerte a prisioneros islamistas. He visto demasiadas cosas como para seguir callado. Todos estos son motivos suficientes para romper el muro del silencio.

Entonces, ¿por qué he esperado hasta ahora para ofrecer mi testimonio? Porque mi injusta encarcelación durante cuatro años (1995-1999) me impidió hacerlo antes, condenándome provisionalmente al silencio. Desde 1993 empecé a pensar que algún día debería hablar de la cara oculta de la “guerra civil”. Fue ese mismo año cuando comprendí que no se trataba simplemente de un clásico conflicto entre bondadosos militares comprometidos con salvar la democracia y malvados terroristas dispuestos a destruirla. De haber sido así, nunca habría abandonado mi país y hubiera combatido contra los terroristas hasta el final.

Ahora quiero contestar a aquellas voces que, tanto en Argelia como fuera de ella, continúan disculpando al régimen de los generales. Si he decidido dar mi testimonio por medio de este libro ha sido, sobre todo, para liberar mi conciencia, ya que de ningún modo quiero sentirme cómplice de crímenes de lesa humanidad. Porque, efectivamente, desde 1992 se ha llevado a cabo una política de exterminio de la oposición islámica, preconizada por los generales argelinos con la complicidad de algunas personalidades de la política. Unos y otros repiten a puerta cerrada que no se puede luchar contra el islamismo empuñando solamente la Declaración de los Derechos Humanos, frase que por sí sola resume perfectamente las intenciones de los auténticos mandatarios de Argel.

Por otra parte, en modo alguno es mi intención absolver de sus crímenes a los terroristas islamistas, ni tampoco demonizar a las fuerzas armadas argelinas. Yo estaba bien situado para saber que los islamistas armados han cometido actos horribles y, a la inversa, que dentro de nuestro ejército hay soldados, suboficiales y oficiales que poseen una gran cualidad moral y profesional. Por desgracia, este tipo de militares está marginado y prácticamente no tiene ningún poder decisorio. También creo que la historia de mi país no tiene por qué ser disfrazada de nuevo. ¿Es necesario recordar que los actuales males de los que adolece Argelia tienen su origen (en gran parte), en ese travestimiento de la historia que tuvo lugar al día siguiente de la independencia? Hoy día es necesario mirar a la verdad cara a cara y terminar con las mentiras, si se desea que la paz vuelva de una vez por todas a nuestro país.

Mi creencia es que un ejército considerado “nacional y popular, garante de la integridad territorial y de la perennidad de las instituciones de la República”, no tiene derecho a recurrir al terrorismo para combatir a los terroristas. Ninguna lógica ni estrategia militar puede justificar el hecho de que un ejército pueda asesinar a miles de ciudadanos con el pretexto de la erradicación del terrorismo. Nada en absoluto podrá justificar la muerte inútil de decenas de miles de civiles.

Con el eslogan “hay que aterrorizar a los terroristas”, los generales argelinos no solo han combatido contra quienes habían tomado las armas, sino que también han conseguido aterrorizar a gran parte de la población. Porque su verdadero objetivo, como mostraré en el libro, no es la eliminación del terrorismo (todo lo contrario) sino la erradicación de la oposición islámica radical, que no ha aceptado unirse a ellos y amenaza su poder.

La situación se presenta muy confusa para muchos argelinos y para los observadores extranjeros. De hecho, esta confusión ha sido deseada y planificada por la cúpula militar. Desde 1992, los generales llevan a cabo una “guerra secreta”, en la que se entremezclan falsos guerrilleros, todo tipo de desinformaciones, manipulaciones e infiltraciones en los grupos armados islamistas. Esta cortina de humo les permite librar con total impunidad una guerra de increíble crueldad. Lo que se desconoce es que los generales se sirven de tan sólo unos miles de hombres para perpretar esta guerra. Son los pertenecientes a las unidades especiales de la policía y la gendarmería, y, sobre todo, los de la Seguridad Militar y las fuerzas especiales del ejército, de las que formé parte. Nosotros fuimos los encargados de hacer el trabajo sucio y a quienes los generales obligaron a librar su guerra sucia.

Y todo ello por dinero. Ya que no se debe olvidar que desde 1990, los distintos clanes del poder no han cesado de disputarse los beneficios del petróleo. El clima de inseguridad ha permitido a la mafia político-militar hacer tranquilamente sus pillajes en la economía argelina y, sobre todo, ha permitido la contención de la cólera social.

Puesto que se daba por seguro que la “mutación económica” iba a empobrecer a una gran parte de la sociedad, qué mejor que un estallido de violencia para hacer pasar el mal trago. En mi opinión, el término más justo para resumir el drama argelino es el de “guerra contra la población civil”. Sólo los pobres han pagado y lo han hecho desde todos los puntos de vista. En cambio, los dueños del poder real, sus familias y las personas que les son próximas, jamás han sido inquietados por el terrorismo o la miseria.

Pocos días después de llegar a Francia (el 7 de abril del año 2000) empecé los trámites para obtener la condición de refugiado político. Para mí ya no era conveniente volver a Argelia, ya que en el mejor de los casos habría sido encarcelado, y no estoy dispuesto a dar esa satisfacción a los generales. Tras la aparición en la prensa del primer artículo haciéndose eco de mi deseo de testificar, oficiales del Departamento de Información y Seguridad (la antigua Seguridad Militar) hicieron una visita a mi domicilio familiar en Tebessa. Mi anciana madre, mis hermanos, nuestros vecinos y algunos amigos fueron interrogados. Incluso la línea telefónica de mi casa fue cortada, impidiéndome tener noticias de los míos. Claro que esta habitual forma de actuación no me extrañó en absoluto. ¿Acaso el ejército no ha asesinado a miles de familiares de presuntos terroristas y acusado de todos los males a los militares que osaron desacatar las órdenes ilegales de los generales?

Fue en junio del año 2000 cuando me decidí a escribir este libro, justo en plena “visita de Estado” a Francia de nuestro presidente, Abdelaziz Bouteflika. Esa visita mediática me indignó. El gobierno francés ha encontrado, en unos pocos grandes discursos de Bouteflika, un nuevo pretexto para olvidar las graves violaciones de los derechos humanos cometidas por el poder argelino. Una vez más, los intereses político-económicos han prevalecido por encima del resto. El “resto” es la muerte violenta de al menos 150.000 personas y la desaparición de otras miles más. Por no hablar de la tortura y de las ejecuciones sumarias. Precisamente, de todo ello he querido dar testimonio en este libro.

Juan José Alarcón is Analyst in International Geostrategy for SECINDEF (Security, Intelligence & Defense) Israel-USA International Consulting and OPRYS (Observatory for Prevention of Jihadist Radicalization of SECINDEF); He also teaches Conference Interpreting from Chinese into Spanish at Beijing Foreign Studies University (BFSU) Graduate School of Translation & Interpretation (GSTI); Independent Researcher; Currently living in Beijing.

La Guerra Química en la Primera Guerra Mundial 1914-1918

Gas-Mostaza-Primera-Guerra-Mundial-Guerra-Química

La Gran Guerra fue un gran campo de pruebas para la carrera armamentística de los países beligerantes, que formaron parte del conflicto. Uno de los campos en el cual se evolucionó y que caracterizó la Primera Guerra Mundial fue la guerra química. El uso del gas venenoso fue una innovación militar característica de esta contienda. Los gases utilizados iban desde el gas lacrimógeno, a agentes incapacitantes como podría ser el gas mostaza y agentes letales como el fosgeno.

A diferencia de lo que la gente cree la capacidad letal de los gases era limitada, solo un 3% de los muertos en combate fue debido al gas. Por el contrario, el número de bajas no letales por el gas fue bastante elevado. El temor de los soldados por el gas era equivalente a los proyectiles de artillería ya que se aterrorizaba a todos los ejércitos cuando se empleaba este tipo de arma. El motivo por el cual el número de bajas letales fue bajo es porque los ejércitos crearon elementos de protección personal para los soldados que les protegían bastante de los gases venenosos. El uso sistemático de este tipo de arma por parte de los distintos ejércitos que participaron en el conflicto fue constitutivo de crímenes de guerra, ya que se violó la Declaración de la Haya de 1899 que prohibía el uso de gases asfixiante y también la Convención de la Haya de 1907 sobre guerra terrestre que en su artículo 23, apartado A, prohibía el uso de veneno o armas envenenadas.

Cronología del uso de armas químicas

1914

El primer gas utilizado fue en forma de irritante lacrimógeno. Los franceses fueron los primeros en emplear el gas lacrimógeno (bromuro de xililo). La forma de expandir el gas era rellenando una granada de mano con este producto. Los siguientes fueron los alemanes que esparcían el gas en obuses de fragmentación.

1915  

En el segundo año de guerra el uso de este tipo de arma fue a gran escala y con gases ya letales. El primer gas letal que se utilizo fue el cloro, utilizado por primera vez por los alemanes el 22 de abril de 1915 al norte de Ypres (Bélgica). Este tipo de gas cuando se libera crea una nube verde grisácea.

Una vez probado el cloro se demostró que era ineficiente como arma. Producía una nube verdosa claramente visible y con un fuerte olor, y eso ayudaba a su detección. El cloro es soluble con el agua, de manera que la contra medida para limitar su efecto era mojar con agua un paño. Un grave error que cometían muchos hombres era que en vez de utilizar agua, utilizaban su propia orina para mitigar el efecto del cloro, ya que creían que era más efectivo, el problema es que la mezcla del amonio de la orina y el cloro podría crear gases aún más tóxicos y peligrosos. Para que el cloro sea efectivo para quitar una vida humana se necesita una concentración de cloro de más de 1000 partes por millón, para destruir el tejido pulmonar de una persona. Aunque el cloro no fue una arma muy mortífera, fue un gas muy utilizado ya que cuando los soldados veían aquella nube verdosa acercándose cundía el pánico. A lo largo de 1915 se cambió el uso del cloro para el fosgeno. Era un agente muy potente y más mortífero que el cloro. Los primeros que utilizaron este tipo de gas fueron los franceses bajo la dirección del químico Victor Grignard. Poco después fue el turno de los alemanes que bajo la dirección del también químico Fritz Haber, potenciaron el efecto del fosgeno al introducir un poco de cloro para aumentar la toxicidad.

El fosgeno a diferencia de otros gases venenosos tiene efectos no visibles hasta transcurridas 24 horas después de la exposición a este gas. Esto producía que los soldados infectados podían seguir combatiendo en un principio, pero al día siguiente sus filas quedaban diezmadas. El fosgeno mataba por asfixia, dilatando los pulmones e impidiendo respirar. También provocaba quemaduras si entraba en contacto con la piel o ceguera si alcanzaba los ojos. De todos los gases que se utilizaron en la Primera Guerra Mundial, el fosgeno fue el que causó más muertes.

Este tipo de gas era muy difícil de detectar ya que era incoloro y con un olor difícil de apreciar. El problema que tenía es que era más denso que el aire y por este motivo normalmente se mezclaba con el mismo volumen de cloro, cuya densidad es menor y ayudaba a discernirlo. Los aliados, a esta combinación de gases la llamaban la “Estrella Blanca”, por las marcas pintadas que tenían en las cápsulas. La primera batalla donde la combinación de cloro y fosgeno tuvo un mayor impacto fue en Nieltje, cerca de Ypres, Bélgica, en el 19 de diciembre de 1915. Los alemanes lanzaron 88 toneladas de gas en cilindros, causando 1.069 bajas y 120 muertos británicos. En enero de 1916 los británicos inventaron una contra medida para mitigar el efecto de este gas, que consistía en poner hexametilentetramina en la mezcla química de los filtros de las máscaras antigas.

1917

En el penúltimo año de guerra se empezó a utilizar el gas mostaza. La primera batalla en la cual se utilizó este tipo de gas fue en julio de 1917, en la tercera batalla de Ypres. Este tipo de gas no pretendía ser un gas letal, aunque en altas dosis sí lo era, sino que se creó para incapacitar a los soldados y contaminar el campo de batalla. Este gas era lanzado por medio de proyectiles de artillería. Era más pesado que el aire, por lo que cuando el proyectil estallaba el gas se quedaba en el suelo y de allí se esparcía. El gas mostaza fue utilizado principalmente en el Frente Occidental, ya que el sistema de trincheras, estático y confinado, era una situación ideal para una concentración de gas más efectiva. Sin embargo los alemanes también utilizaron este tipo de agente en el Frente Oriental, porque Rusia no tenía unas contra medidas efectivas para este tipo de gas y el número de bajas fue bastante elevado.

No hacía falta ni respirarlo, bastaba con que entrara en contacto con la piel para empezar a causar efecto. La muerte producida por este tipo de gas era terrible. Al entrar en contacto con la piel causaba ampollas y afectaba a las membranas mucosas, lo que producía muerte por asfixia. Testimonios sanitarios de la época decían que no los podían ni tocar y que fallecían invariablemente a los pocos días entre espasmos y terribles gritos de dolor.

Contra medidas

Antes del inicio de la Primera Guerra Mundial los ejércitos no tenían ninguna contra medida para un fenómeno que desconocían. Cuando se empezó a utilizar el gas, los ejércitos empezaron a fabricar contra medidas cada vez más sofisticadas. El dispositivo por excelencia para mitigar el efecto de los gases venenosos fue las máscaras antigas. El primer método que se utilizó era muy rudimentario, se utilizaba un paño impregnado de un producto químico que los soldados se ataban a la parte inferior de la cara. Para el gas lacrimógeno, a parte de este paño, también utilizaban unas gafas de protección. El siguiente avance fue el casco antigas, era básicamente una bolsa en la cabeza que cubría la cara de los soldados. Esta bolsa se impregnaba de un producto químico para protegerlos. El problema que esta contra medida tenía es que solo era eficaz si las condiciones climatológicas eran casi perfectas, ya que si llovía el producto químico resbalaba de la bolsa y dañaba los ojos de los soldados. Esta bolsa iba enrollada en la cabeza y cuando se daba la señal de gas se desenrollaba y se apretaba en el cuello.

IGMSoldados británicos con el casco antigas

A partir de la aparición del fosgeno se introdujo en las máscaras antigas un respirador con cajas. Esta innovación fue la culminación de desarrollo de las máscaras antigas durante la Primera Guerra Mundial. Estos respiradores se componían de dos piezas. Una boquilla conectada mediante un tubo a una caja que hacía de filtro. La caja contenía gránulos de productos químicos que neutralizaban el gas, devolviendo aire respirable al portador.

La primera versión se denomino “Large Box Respirator” (respirador de caja grande), era efectiva, pero era demasiado voluminosa, ya que era necesario cargar con la caja en la espalda. La LBR no era una máscara sino que estaba compuesta por una boquilla y una pinza en la nariz y era necesario llevar gafas por separado. Este tipo de respirador se siguió distribuyendo a los soldados de artillería, en cambio a los soldados de infantería se les proporciona la “Small Box Respirator” (respirador de caja pequeña). La SBR fue diseñada para los británicos y era una máscara de una sola pieza, que se ajustaba a la cara del soldado, era de goma y venía con protecciones oculares. La caja del filtro era compacta y se podía llevar colgada al cuello. Este tipo de máscara era uno de los bienes más preciados para el soldado de infantería.

IGM mascaraMáscara SBR de un soldado alemán

Para el gas mostaza, nunca se encontró una contramedida efectiva para contrarrestar sus efectos, ya que no tenía que ser inhalado para causar baja, solo con que entrase en contacto con la piel ya era efectivo. Los seres humanos no eran los únicos seres vivos que estaban afectados por los efectos de los gases. Los caballos y las mulas, que durante toda la guerra fueron el principal medio de transporte de los ejércitos, también requirieron de contramedidas. Como nunca había animales en el frente solo se comenzó a utilizar medidas de protección cuando se tiraba el gas a la retaguardia.

IGM soldados alemanes

Soldados alemanes llevando una máscara de gas, vemos que la mula también lleva una máscara 

Otra medida importante era el procedimiento de alarma para los soldados. Normalmente se utilizaban unas campanas construidas con las vainas de los proyectiles de artillería para que revotara el sonido. En las zonas más ruidosas, como podía ser unas baterías de cañones, se utilizaban unas bocinas de aire comprimido que tenían un alcance de más de 15 quilómetros.

Cifras

Todas las cifras sobre bajas letales o no letales, la producción de gases de los diferentes países beligerantes en la contienda y los gases utilizados en la guerra, son cifras estimadas ya que es muy difícil saber con exactitud todo lo que es relativo a este fenómeno durante la Primera Guerra Mundial.

Nación Bajas estimadas por el gas (1914-1918)
  Letales No Letales
Alemania 10.000 190.000
EEUU 1.500 71.500
Francia 8.000 182.000
Italia 4.500 55.000
Imperio austrohúngaro 3.000 97.000
Reino Unido 8.000 181.000
Rusia 50.000 400.000
Total 85.000 1.176.500

Producción estimada del gas (toneladas métricas)
Nación Irritante Lacrimógeno Vesicante Total
Alemania 55.880 3.050 10.160 69.090
EEUU 5.590 5 175 5.770
Francia 34.540 810 2.040 37.390
Italia 4.070 205 Sin cifra 4.275
Imperio austrohúngaro 5.080

 

255 Sin cifra 5.335
Reino Unido 23.870 1.010 520 25.400
Rusia 3.550 155 Sin cifra 3.705
Total 132.580 5.490 12.895 150.965

Bibliografía  

Ràfols, Josep Maria i Riera Lluis. La primera guerra mundial: Cumple 100 años. Historia y Vida, 2014

Pita, René. Armas químicas: la ciencia en manos del mal. Madrid, Plaza y Valdés, 2008

Winter, Denis. Death’s Men: Soldiers of the great War. London, Penguin Books, 1978  

Enrique Caballería Lamelas, Historiador, Analista del Grupo de Investigación del “Firts World War Centenary 1914-1918” (Centenary Partnership Programe) http://www.1914.org/ de SECINDEF (Secueity, Intelligence and Defense) Israel-USA International Consulting 

centenary_logo

LOGO CENTENARY IWM                    IMPERIAL WAR MUSEUM

¿TENGO UN TERRORISTA EN CASA?

 

 TERRORISTA EN CASAFoto-1

Desde la aparición del grupo terrorista liderado por Abu Bakr al Baghdadi muchos han sido los jóvenes occidentales que han abandonado sus casas seducidos por un discurso radical a través de las redes sociales para unirse a las filas de estos asesinos. Esta seducción que utiliza el grupo terrorista es algo diferente a lo visto hasta ahora, han sabido concentrar una fantasía y venderla como un producto atrayente que se regenera al ritmo de una bola de nieve, cuanto más logros consiguen estos terroristas, cuantas más armas o más territorio tienen, más personas son atraídas. Y lo triste es que todo este marketing les está funcionado. Viéndolo desde fuera parecería fácil poder aplicar un discurso que desacreditara toda esta propaganda para que el joven dejara de creer en ella. Pero no es así. La contra-narrativa aquí en occidente no acaba de obtener los resultados esperados.

En mi opinión son necesarias tres herramientas básicas para poder neutralizar esta captación de jóvenes: por un lado facilitar una formación a nivel generalizado a toda la población sobre signos de radicalización para una eficaz detección a tiempo y así evitar la caza de brujas, por otro, una contra-narrativa seductora que contra-reste el discurso atrayente de estos asesinos, pero no sólo desde las instituciones estatales y policiales sino también desde espacios más próximos y seguros para el joven. Finalmente unos programas de des-radicalización eficaces y aplicables desde cualquier etapa del proceso de radicalización.

En marzo de este año, el Juez Michael David de la Corte Federal en Minneapolis instó a una evaluación de riesgos y la aplicación de programas de  des-radicalización para cuatro detenidos que querían viajar a Siria y unirse al DAESH. Para esta evaluación, el Juez Davis solicitó los servicios de un experto en este campo. Además de la evaluación el Juez Davis pidió al experto proporcionar formación única para agentes de libertad vigilada con el fin de diseñar un nuevo programa de des-radicalización en Minnesota, uno de los lugares en Estados Unidos que ha visto mayor número de casos relacionados con este tipo de terrorismo.

La contra-narrativa desde el seno familiar 

 Uno de los espacios en donde los cambios que realiza el joven son más observables es en la propia familia. Muchos han sido los casos de madres y padres que después de perder a su hijo por culpa de los discursos engañosos de estos grupos terroristas han explicado claramente como su hijo entraba en un proceso de cambio. Primero confundidos, pensando que eso era ser musulmán, luego dándose cuenta de que no tenía nada que ver y solo estaban frente un proceso de radicalización de su hijo.  Pero muchos de estos padres se preguntaban lo mismo: ¿dónde acudir? Los familiares, muchas veces, cuando son conscientes de que su hijo está inmerso en un proceso de radicalización, ya es tarde. Cuesta mucho denunciarlo a la policía hasta que no llega a ser un problema extremo donde ya la violencia intrafamiliar está presente y se hace insoportable, o se produce la desaparición del joven que ya anda engrosando las listas de combatientes asesinados en Siria por una causa que ni es suya ni debería serlo.

Terrorista en casa 2       Terrorista en casa 3

Foto-2               Karolina Dam                                 Foto-3   Christianne Boudreau

No son pocos los padres de hijos occidentales que después de perder a su heredero se han unido para formar parte de una asociación desde donde pueden explicar su historia para que pueda ayudar a otros padres que estén pasando por algo parecido, poder detectar a tiempo esta radicalización y salvar la vida de sus hijos. Madres como la canadiense Christianne Boudreau  que vio como su hijo cada vez más pasaba largos ratos viendo videos de los terroristas hasta que se fue a combatir con ellos, Karolina Dam desde Copenhague, que se enteró de que su hijo estaba hecho pedazos a través de un mensaje de Víber o Saliha Ben Ali que mientras se encontraba en una conferencia sobre ayuda humanitaria recibió una llamada desde un teléfono sirio en el que le comunicaban que su hijo de 19 años había muerto… Padres y madres que engrosan el potencial humano de la asociación Mothers for Life, una de estas asociaciones internacionales que tiene como objetivo el de informar a través de la experiencia vivida y de esta manera ayudar a otras familias a detectar los primeros signos de extremismo y contra-restar a tiempo la radicalización de los suyos.

terrorismo en casa 4

Es muy difícil pedir a las familias que denuncien al mínimo cambio de radicalización si no hay, por un lado, una formación de cómo detectar estos signos y síntomas de extremismo, y por otro, unos programas sociales de ayuda. Programas, que muy lejos de castigar y a través de un equipo multidisciplinar en donde el criminólogo tiene un papel fundamental, ofrezcan soluciones y herramientas preventivas tanto a la familia como al joven para revertir este proceso de radicalización.

Fuentes:

Foto-1

http://www.elmundo.es/cronica/2016/04/11/570805b7268e3e372a8b4696.html

Foto-2 / Foto-3

http://highline.huffingtonpost.com/articles/en/mothers-of-isis/

 

Foto-1

http://www.elmundo.es/cronica/2016/04/11/570805b7268e3e372a8b4696.html

Foto-2 / Foto-3

http://highline.huffingtonpost.com/articles/en/mothers-of-isis/

http://highline.huffingtonpost.com/articles/es/mothers-of-isis/

http://girds.org/mothersforlife

David Garriga: Criminólogo. Analista del Observatorio de Prevención ante la Radicalización Yihadista de SECINDEF (Security, Intelligence and Defense) Israel-USA International Consulting